Argentina. Syrian couple escape war and start over ©UNHCR/Jack Aldwinckle

Información general

País: Argentina
Etiquetas: COVID-19 | Registration
Periodo de tiempo: May 2020 - Ongoing

Entidades que comparten las buenas prácticas: Secretaría Ejecutiva de la Comisión Nacional para los Refugiados (CONARE)

Remitido por: Secretaría Ejecutiva de la Comisión Nacional para los Refugiados (CONARE)

Socios: ACNUR Argentina

Visita su página web: https://www.argentina.gob.ar/interior/migraciones/comision-nacional-para-los-refugiados

Buena práctica

En marzo 2020 ante la detección de los primeros casos de COVID-19 en Argentina, el Gobierno Nacional dispuso el “aislamiento social, preventivo y obligatorio.

La obligatoriedad del aislamiento social llevó al cierre de las oficinas tanto de la Secretaría Ejecutiva de la Comisión Nacional para los Refugiados (CONARE), como las delegaciones de la Dirección Nacional de Migraciones en el resto del país (con competencia para registrar las solicitudes de asilo fuera del Área Metropolitana de Buenos Aires).

A mediados de abril, la CONARE habilitó la posibilidad de solicitar asilo de forma remota. Para ello, estableció un formulario online en la página oficial del organismo. Además, la CONARE preparó una guía para dar asesoramiento sobre cómo completar el proceso de solicitud online.

Quienes deseen solicitar protección internacional como refugiados deben, en primer lugar, leer y aceptar información respecto al procedimiento, derechos y obligaciones como solicitantes de asilo. Al confirmarlo, se despliega un formulario online a completar con datos identificatorios básicos, datos de contacto, incluyendo email, e información referida a su ingreso al territorio y documentación. A la solicitud, debe añadírsele una nota explicando los motivos por los que se solicita protección y las razones de la huida; a su vez, una fotografía y documentación identificatoria escaneada.

Una vez completada la información y enviados los documentos requeridos, la Secretaría Ejecutiva de la CONARE los procesa y evalúa. En caso de requerir mayor información, esta es solicitada vía correo electrónico. El correo electrónico declarado será el correo constituido y será el medio por el cual se notifican novedades, intimaciones y citaciones.

Luego de verificada la información y cumplidos los requisitos, las personas reciben un certificado que acredita su condición de solicitantes de asilo denominado “documento provisorio” en la dirección de correo electrónico declarada. Este certificado les permite transitar legalmente dentro del país, fijar su domicilio, trabajar y acceder a todos los servicios públicos de salud y educación. A su vez, con el número de trámite que consta en dicho documento provisorio, los solicitantes pueden tramitar y obtener gratuitamente el Código Único de Identificación Laboral con el cual pueden trabajar legalmente de acuerdo con las normas laborales vigentes.

Excepcionalmente, ante la imposibilidad de acceso online, dificultades en la carga, etc., la solicitud puede tomarse de forma presencial, con las medidas sanitarias necesarias y personal limitado en la oficina.

Impacto de la buena práctica

Durante 2020, la CONARE registró 1509 solicitudes. De ellas, 871 fueron registradas entre abril y diciembre; 836 de las solicitudes fueron registradas vía remota. En el marco de una emergencia sanitaria, donde el distanciamiento social es necesario, este sistema de registro online ayuda a garantizar que los solicitantes puedan registrar su solicitud y obtener documentación, sin exponerse ni exponer a otros innecesariamente a un riesgo contra su salud. También se han evitado retrasos en el registro de solicitudes y ha ayudado a que los solicitantes accedan a protección y servicios más rápidamente.  

Las solicitudes registradas por esta vía, lo fueron independientemente de cuál fuera su domicilio constituido.

Desafíos en la implementación

Para aquellas personas que carecían de documento de viaje con el sello de ingreso al país, o que no eran asistidas por la Comisión para la Asistencia Integral y Protección al Refugiado y Peticionante de Refugio, resultó preciso requerir documentación que acreditara su presencia en territorio nacional.

Esta bien podría ser una constancia emitida por un Hospital o un establecimiento educativo, un certificado de domicilio o la factura de un servicio público a su nombre que acredite el domicilio real.

En los casos en que haya dudas sobre el ingreso al país, se puede intimar a la persona a presentarse en la sede de la Secretaría de la CONARE o la Delegación de la Dirección Nacional de Migraciones más cercana al domicilio declarado. Ello así, a fin de evitar el riesgo de que las personas presenten documentación fraudulenta sin encontrase en Argentina.

Otro de los desafíos se relaciona con los recursos humanos. Una vez se recibe una solicitud de asilo a través del sistema en línea, esta solicitud debe ser registrada por los oficiales en la base de datos física que se encuentra en la oficina.  Debido a la pandemia y a la capacidad reducida, solo un oficial puede registrar las solicitudes a la vez, loque genera demoras.

Lecciones aprendidas

La medida adoptada como una respuesta de protección ante la emergencia que supuso la pandemia he demostrado ser beneficiosa y de allí que se siga implementando.  Como se ha observado, el registro remoto y la posibilidad de obtener y renovar documentación vía electrónica facilitan el acceso de los solicitantes de asilo a todos los derechos asociados a su condición de solicitantes tales como el trabajo, el acceso a servicios y a programas sociales. A su vez, ha reducido los tiempos de espera. El certificado de residencia se renueva automáticamente desde marzo de 2020 medida que se extenderá hasta que las medidas preventivas y obligatorias de distanciamiento social y aislamiento estén vigentes.